Tren de Sombras (1997)

Obra Maestra
Copyright © Gregorio Pérez Saavedra

Todo un homenaje al arte cinematográfico realizado por José Luis Guerín. Tren de Sombras es una película única, llena de una sensibilidad exquisita y que rompe el ritmo narrativo habitual en este medio, ofreciéndonos un cine en estado puro difícil de digerir para el público en general.
Para el monstruo es una pena que esta película sea una gran desconocida en el cine español y que muy poca gente haya tenido la oportunidad de poder verla en pantalla grande. Inmediatamente se convirtió en un objeto de deseo por el que el monstruo hubo de esperar más de diez años, hasta que finalmente se editó en DVD. Tren de Sombras es una de las grandes películas del cine español de todos los tiempos, sin duda.

Volviendo a los orígenes del cine

Tren de Sombras está diferenciada en tres partes bastante claras. En la primera asistimos con entusiasmo al visionado de las películas de Fleury, un abogado francés aficionado al cinematógrafo, que dedicó sus energías a plasmar la vida de su familia en la mansión Le Thuit.
En la segunda, la cámara de Guerín recorre, primero el pueblo donde se encuentra y luego, la mansión abandonada en la actualidad. Con un gusto por el detalle maravilloso, recreándose en cada objeto y sus juegos de luces y sombras. Cada plano es una auténtica obra de arte que, gracias al tempo de la película, podemos disfrutar plácidamente.
En la tercera parte se juega con la edición de las películas de Fleury. El editor busca y analiza las relaciones entre los distintos personajes, llegando a descubrir aspectos ocultos. Aquí puede hacerse una reflexión parecida a la que el monstruo ya propuso en la crítica de Blowup. Resulta curioso constatar cómo a partir de la representación de una realidad se puede hallar más verdad que de la contemplación de la realidad misma.
Algo que al monstruo le gusta especialmente en esta película (y otras de Guerín) es su cuidado con el sonido ambiente. Esos sonidos de coches, pájaros, viento, murmullos,… son realmente emocionantes.
Tren de Sombras, como se comentó al principio, es todo un homenaje al cine, en todos los aspectos. Incluso explora con inteligencia lo físico del material, el celuloide, en el que se quedan grabadas para siempre las imágenes. Quizá el gran nexo de unión entre las tres partes de la película sea la reflexión sobre el paso del tiempo, que queda perfectamente plasmada en la segunda parte a través de los objetos que perduran en la mansión abandonada, en la que muy intencionadamente vemos y oímos diversos relojes, y multitud de sombras que no hacen sino de fantasmas de los que poblaron la mansión.
Hagan por ver Tren de Sombras, con la mente abierta, puede dejar en ustedes un bello recuerdo imborrable. Lástima que Guerín no tenga la difusión que se merece. Para el monstruo está muy por encima de almodóvares, de las iglesias y, no digamos, seguras…

Copyright © Gregorio Pérez Saavedra
Anuncios

~ por Conde Orlok en 23 abril 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s