The Rolleiflex Experience

Copyright © Gregorio Pérez Saavedra

Todo comenzó el 23 de Octubre de 2010, día en que muchos miembros de la Asociación Fotográfica de Toledo (AFT) quedaron en la Plaza de Zocodover para darse una vuelta con sus antiguas cámaras analógicas. Allí el monstruo tuvo la ocasión de tener entre sus manos una cámara TLR (cámara con dos objetivos, uno sirve de visor y el otro es por el que se hace la fotografía) y quedó prendado de este sistema. Tras un par de meses de intensa investigación y búsqueda, por fin se hizo con una flamante Rolleiflex 3.5F. Un modelo de hace 50 años, aunque nadie lo diría por su flamante aspecto.

Rolleiflex 3.5F

Toledo es una ciudad ideal para pasear con esta cámara. Perderse por sus calles es como viajar atrás en el tiempo. La Rolleiflex permite saborear cada fotografía y disfrutarla al máximo. Tras unas cuantas salidas, el monstruo tenía su carrete completo. Paralelamente había aprendido cómo revelar blanco y negro y ya había revelado un carrete de 35mm con éxito. Así que, el monstruo se armó de valor, cronómetro, termómetro, y varios químicos (Kodak D-76, Ilfostop, Ilford Rapid Fixer, Kodak Photoflo) y reveló el carrete Ilford HP5 Plus. Su primer carrete de formato medio. Su primer carrete con la Rolleiflex.

 

Copyright © Gregorio Pérez Saavedra
Anuncios

~ por Conde Orlok en 7 marzo 2011.

2 comentarios to “The Rolleiflex Experience”

  1. Muy buenas Conde, felicidades

  2. ¡Geniales fotografías!
    ¡Hoy conseguí una cámara como ésta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s