Gran Torino (2008)

Copyright © Gregorio Pérez Saavedra

Realmente Magnífica

Película dirigida por Clint Eastwood que, para el monstruo, es uno de los directores americanos en activo más interesantes junto con Woody Allen. Impresiona que en el mismo año haya sido capaz de firmar un par de películas de altísima calidad: Gran Torino y El intercambio.

En esta película Clint interpreta a Walt Kowalski, un veterano de la guerra de Corea que acaba de perder a su mujer. Vive en un barrio habitado por hmongs y dominado por bandas callejeras. Cuando alguien intenta robar su gran torino del 72, Walt decide entrar en acción.

Clint está magnífico en esta película interpretando un personaje que el monstruo ya ha visto en otras películas suyas como El Jinete Pálido: el hombre que se integra en una comunidad extraña y se implica hasta el punto de querer resolverles sus más grandes problemas con sus enemigos, esa especie de justiciero que igual que aparece, desaparece. La imagen de Walt gruñendo en su porche con su perrita y su cerveza merece pasar a la historia del cine. Hasta ahora el último trabajo de Clint como actor (y probablemente lo sea definitivamente) es de sobresaliente. El resto de actores se quedan pequeñitos ante él, no es que estén flojos, es que Clint se los come con patatas.

El señor Kowalski intentando disfrutar de su cerveza mientras "vigila" el barrio

Como director también destaca. La película tiene su ritmo que no decae en ningún momento, jugando con el espectador y llevándole de escenas agradables e incluso muy divertidas (geniales las escenas en la peluquería) para acto seguido volver a la brutal violencia del barrio. Maneja las elipsis de forma magistral: al monstruo le encanta la que se produce tras la conversación con su familia y los regalitos que le traen el día de su cumpleaños. Y también hay que destacar los afinados diálogos que construyen perfectamente la película y en los que no sobra ni falta absolutamente nada.

En resumen un buen Clint Eastwood (no el mejor, pero sí muy bueno) que con su película se adentra en temas como la discriminación racial, la batalla con los prejuicios, el abandono de los mayores, la incomunicación con la familia o el peso del pasado. Una especie de partida de ajedrez donde un paso bien intencionado desemboca en toda una guerra y donde el jaque mate merece ser bien reflexionado para que sea eso, un jaque mate.

Copyright © Gregorio Pérez Saavedra
Anuncios

~ por Conde Orlok en 2 septiembre 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: