Blowup (1966)

Realmente Magnífica

Vaya en homenaje al recientemente fallecido Michelangelo Antonioni.

Thomas es un fotógrafo de modelos en el Londres de los años 60. Su prestigio como fotógrafo lo coloca en un muy buen nivel social y se ve perseguido por multitud de jovencitas deseosas de posar para él. Éste es el protagonista de Blowup, primera película en habla inglesa de Michelangelo Antonioni y la que con el paso del tiempo ha pasado a ser su obra más reconocida. Blowup se basa, bastante libremente, en un cuento de Cortázar llamado “Las babas del diablo” en el que un fotógrafo interviene en una extraña situación en un parque salvando a un inocente jovencito, la visión de las fotos posteriormente hace imaginar al fotógrafo otra situación muy distinta.

El monstruo afrontó la visión de Blowup con el único prejuicio de conocer que la película era un estupendo retrato de una época y desde luego lo es, un estupendo retrato de una época (los años 60), de una ciudad (Londres) y de un oficio (fotógrafo). Lo que no esperaba el monstruo es que bajo esta efectista superficie se escondía una importante (y moderna: véase la celebérrima Matrix) reflexión.

Thomas en una de sus impactantes sesiones fotográficas

Para el monstruo el principal tema de la película es la realidad. Y la cuestiona a través de la fotografía. ¿Una fotografía refleja la realidad? Normalmente se piensa que no, que siempre se trata de una visión bastante parcial y subjetiva de la realidad, pero aquí Antonioni da la vuelta a la tortilla y nos presenta un misterio en torno a unas fotos y sus sucesivas ampliaciones (blowups) que nos vienen a sugerir que los sentidos humanos no son suficientes para captar la realidad. Thomas comprende que su realidad de la escena del parque y la verdadera realidad no coinciden.


Vanessa Redgrave y David Hemmings extraordinarios

Otro tema interesante para el monstruo es la soledad. A pesar de que Thomas se encuentra rodeado de gente por su estatus social, a la hora de recurrir a alguien a quien confiar su conflicto, nadie le ofrece ayuda. Magistralmente Antonioni subraya estos dos temas en la escena final donde la relación de los sentidos con la realidad y la soledad son protagonistas.

Aún con todas estas reflexiones Blowup se le escapa al monstruo. La película tiene algo más, algo que se percibe de alguna forma pero sin saber exactamente qué. La interpretación de los actores y el tempo de la película dejaron al monstruo una extraña huella en su alma difícil de borrar.

Anuncios

~ por Conde Orlok en 3 agosto 2007.

Una respuesta to “Blowup (1966)”

  1. […] Aquí puede hacerse una reflexión parecida a la que el monstruo ya propuso en la crítica de Blowup. Resulta curioso constatar cómo a partir de la representación de una realidad se puede hallar […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: