Binta y la Gran Idea (2004)

Realmente Magnífica


Al Monstruo le parece algo injusto (aunque para nada sorprendente) que en estos días nos bombardeen por uno y otro sitio con la nominación a los Oscars de Penélope Cruz y, sin embargo, apenas tenga repercusión el hecho de que hay dos cortos españoles entre los cinco nominados este año: “Éramos pocos” de Borja Cobeaga y “Binta y la Gran Idea” de Javier Fesser.

Un año más queda demostrado que el nivel del corto español es altísimo y verdaderamente es una pena que queden relegados a festivales y no tengamos oportunidad de verlos en los cines. Afortunadamente Internet nos da la posibilidad de ver estas pequeñas obras maestras aunque tengamos que hacer un poco de piratillas.

“Binta y la Gran Idea” viene firmada por Javier Fesser que todos recordaréis de películas como “El milagro de P. Tinto” y renombrados cortos como “El Secdleto de la Tlompeta” o “Aquel Ritmillo” (que es uno de los cortos preferidos del Monstruo). Aquí roza el género documental. El corto está rodado en Senegal y está narrado por Binta, una niña que tiene el privilegio de poder asistir a la escuela cosa que otras no pueden disfrutar debido a las ideas desfasadas de sus padres. El corto nos habla de esto y de cómo hay cada vez más senegaleses que lucha contra todo este tipo de injusticias que se basan en la tradición (recordemos la excelente “Moolaadé” que en otro tema nos muestra una reacción social similar).


La pequeña Binta

Aparte de esto el corto nos cuenta como el padre de Binta, tras conversaciones sobre el progreso con un amigo, concibe una singular idea que Binta se encarga de escribir en una carta. El padre lleva la carta a las autoridades pertinentes que reciben la idea con peculiares reacciones. A la idea, que se desvela al final, desde luego se le puede dar el adjetivo de “Gran” que figura en el título del corto.

“Binta y la Gran Idea” está plagada de magia, ingenuidad y alegría aunque también de rebeldía y rabia. Pero al final lo que queda es felicidad, esa felicidad que en Senegal se entiende de forma tan radicalmente distinta a como la entendemos en los países desarrollados.

El monstruo dejó escapar unas lagrimillas tras ver el corto y acto seguido reflexionó largamente sobre todo lo que éste plantea.

Anuncios

~ por Conde Orlok en 19 febrero 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: